Inicio Vida saludable Dormir más rápido: Haz realidad tu sueño

Dormir más rápido: Haz realidad tu sueño

464
0
Cómo Dormir más rápido

Para muchas personas dormir más rápido es un sueño difícil de concretar. Te acuestas, das vueltas en la cama una y otra vez, mientras el tiempo pasa. El insomnio se apodera de tu mente y te molestas, entrando en un estado de nerviosismo que no favorece tu relajación. Es un círculo vicioso.

Es una situación que se repite mucho más de lo que crees pero que tiene varias soluciones posibles y fáciles de concretar.

Cómo dormir más rápido

Todos los sistemas propuestos para lograr entrar en el mundo de los sueños más rápidamente tienen que ver con que logres un estado de tranquilidad y relajación. A continuación compartimos contigo distintos métodos que te ayudarán en tu objetivo.

Respeta a tu cuerpo: ordena tus horarios

El cuerpo humano tiene programados estados de sueño y vigilia que se repiten en ciclos regulares, por eso ordenar tus horarios es clave: acuéstate y levántate siempre a la misma hora.

Esto trata de mantenerlo al menos 6 días a la semana.

Ejercicio de concentración: la técnica 4-7-8

Ideada por el Doctor Andrew Weil de la Universidad de Harvard, es un ejercicio en el cual se establece un ritmo de respiración que ayuda a la oxigenación y a calmarte.

Ejercicio: Colocar la lengua detrás de los dientes incisivos y sin moverla hacer los siguientes pasos:

  1. Inhalar aire durante 4 segundos.
  2. Retener la respiración 7 segundos.
  3. Exhalar el aire en 8 segundos.
  4. Repetir 3 veces

Evita estímulos y distracciones a la hora de ir a dormir

La cafeína, el alcohol y los cigarrillos tienen sustancias estimulantes que no te ayudan a dormir más rápido. Aunque te parezca que con el alcohol si lo haces, la calidad de tu sueño se verá afectada si lo consumes antes de acostarte.

También es un hábito saludable apagar o alejar los dispositivos que emiten luz como el móvil, la Tablet, o la alarma digital. La presencia de una fuente lumínica provoca un estímulo en el cerebro que altera el sueño.

Orden y limpieza: confortabilidad para dormir más rápido

Tu cuerpo se relajará velozmente si tu área de descanso es un ambiente ordenado y limpio, con la cama lista para acostarte, persianas y cortinas cerradas, silencio y oscuridad.

También contribuye para dormir más rápido si la habitación está aireada, sin olores y a una temperatura agradable (alrededor de 20°).

Practica ejercicios físicos

El cuerpo responde al cansancio muscular pidiéndote un tiempo de descanso, para relajar y reconstituir los tejidos.

La actividad deportiva, una sesión en el gimnasio, caminar al aire libre, bailar, correr o cualquier otro ejercicio que requiera desgaste físico amplificará tus ganas de dormir y descansar.

Si tienes dificultades para dormir rápido, es recomendable que evites practicarlas en las 3 horas previas a acostarte.

Yoga

Las técnicas del yoga favorecen la relajación profunda y un estado de calma que te prepara para el descanso.

La meditación tiene el mismo efecto, practicarlas en cualquier momento del día ponen a punto el cuerpo para un sueño de mejor calidad.

Ver paisajes bonitos

También las visualizaciones de paisajes son efectivas, en este caso el mecanismo que se activa es el de la concentración.

Imaginar que estas en un paisaje que te guste como una playa, sentir la tibieza del sol sobre tu piel y el sonido del mar, hace que te dejes de pensar en tus problemas y tu cuerpo disfrute del momento y se relaje, dejando paso al sueño.

El remedio de la abuela: tomar leche tibia

Efectivo y fácil. La leche contiene triptófano, un aminoácido que interviene en la síntesis de la serotonina y la melatonina, las hormonas que regulan el sueño y el estado de ánimo.

También hay una explicación ligada al psicoanálisis y es que la leche tibia evoca la protección materna, la seguridad y el confort de la etapa de la lactancia.

De cualquier modo, la leche tibia es genial para reconfortarte y poder dormir más rápido!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí