Inicio Vida saludable ¿Cómo dejar de fumar?

¿Cómo dejar de fumar?

1004
0
Cómo dejar de fumar

Fumar es un hábito terriblemente molesto y el cuerpo lo rechaza totalmente, ya que los órganos se ven afectados por los efectos nocivos de esta práctica, la cual deteriora la salud al punto de ser la causa del cáncer y otras enfermedades crónicas. Lo más recomendable es dejar de hacerlo de inmediato, por esta razón encontrarás algunos métodos para que descubras cómo dejar de fumar.

Fumar ¿Cómo afecta a la salud?

El acto de fumar consiste en aspirar el humo que se obtiene al quemar una determinada sustancia, la cual pasa desde una pipa, un puro o un cigarro, hasta llegar a la boca y de allí viaja hasta los órganos internos, que se impregnan de este dañino elemento y se absorbe por medio de los pulmones.

A través de la historia, fumar siempre ha estado presente de la cultura de los pueblos, ya que se tiene conocimiento de distintos rituales que lo requieren como parte esencial del proceso.

En algunas épocas, fumar en público era visto como un símbolo de estatus social, a pesar de ser considerado como un problema de salud pública y se observó la práctica continuada en individuos cada vez más jóvenes.

Gracias a las campañas de concientización y las investigaciones médicas que relacionan directamente el hábito del tabaquismo con la aparición de enfermedades tan mortales como el cáncer, la percepción cultural acerca de este acto fue cambiando con el tiempo.

Hoy en día, se considera como un acto que atenta contra la salud de quien fuma y de las personas que se encuentran a su alrededor, al quedar expuestos al llamado humo de segunda mano que puede ser tan peligroso como el que se inhala directamente del cigarrillo.

¿Cuáles son las enfermedades que se relacionan con el hábito de fumar?

La nicotina es completamente adictiva y altamente peligrosa. Cuando esta se encuentra en el cuerpo, causa el deterioro de los órganos a tal punto que dejan de funcionar.

El daño de órganos esenciales para la vida se debe a la exposición al humo, como es el caso de los pulmones, que desarrollan obstrucciones y pierden su capacidad de funcionamiento normal hasta que desarrollan cáncer, causando la muerte de millones de personas en el mundo.

Muchas enfermedades tienen como agente desencadenante el hábito de fumar, pues degenera los tejidos, aumenta la presión arterial, impide que percibas los sabores deliciosos de los alimentos, causa pérdidas de piezas dentales y cáncer de garganta.

Consecuencias del tabaquismo

El tabaquismo afecta la irrigación sanguínea y tiene consecuencias fatales sobre el músculo cardíaco, los cuales pueden manifestarse con infartos fulminantes que acaban con la vida del paciente en solo segundos.

Todos los órganos resultan afectados por el tabaquismo, de hecho la práctica de fumar tabaco afecta la capacidad celular de regeneración, intoxica la sangre, ocasiona que el hígado pierda propiedades de purificación del organismo, afecta la digestión y, por si fuera poco, crea estados de ansiedad propios de la persona adicta.

Los adolescentes que adquieren el hábito a temprana edad, resultan afectados en el desarrollo de su cuerpo y las madres fumadoras durante el período de gestación tienen altas posibilidades de que este acto cause malformaciones congénitas en el niño por nacer.

Restricciones para los fumadores

Debido a los daños evidentes y comprobados por instituciones médicas de la nicotina sobre la salud, las instituciones gubernamentales del mundo han implementado estrategias para que el consumo de cigarrillos vaya en descenso.

La publicidad explícita en las cajas de cigarrillos que muestra los estragos en el cuerpo debido a la nicotina, es una de las formas de disuadir a los fumadores empedernidos. Hay países que tienen políticas de “No fumar” en lugares públicos, calles, paradas de autobuses o parques, plazas y establecimientos familiares.

Existen leyes que castigan la venta cigarrillos a menores de edad, como medida de presión para los distribuidores. Otra técnica es el aumento de los impuestos a las grandes compañías tabacaleras, las cuales se ven obligadas a aumentar el precio de sus productos.

Beneficios de dejar de fumar

Para dejar de fumar es necesario estar convencido, tener fuerza de voluntad y no desanimarse ante los obstáculos que se presenten. Lo más probable es que requieras varios intentos hasta llegar a conseguirlo definitivamente, para ayudarte te contaremos los beneficios que experimentarás al abandonar este vicio.

Dejar de fumar produce efectos positivos de inmediato, pues las personas tienden a verse y sentirse significativamente mejor. Aunque hay quienes apoyan el método de la reducción de la cantidad de cigarrillos para dejar de fumar de a poco, la meta debe ser siempre eliminar de por vida este mal hábito.

Entre los beneficios que brinda al organismo dejar de fumar, se encuentra:

  • Aumento de la expectativa de vida. No importa la edad que tengas, cada cigarrillo te resta años de vida, por lo que al dejarlo te regalas tiempo extra de calidad.
  • Sentirás que tu estado de salud mejora. Al dejar de fumar, los valores tienden a estabilizarse, por ejemplo, la presión sanguínea se mantiene en niveles normales y los síntomas de tensión alta desaparecen, tales como mareos y dolores de cabeza.
  • El corazón y el sistema circulatorio se benefician. Se tienen menos riesgos de padecer enfermedades coronarias y disminuye la posibilidad de que se desencadene un accidente cerebro vascular.
  • El avance de las enfermedades por deficiencia respiratoria se detiene. Además, en la mayoría de los casos disminuye el riesgo de que la condición empeore.
  • Los órganos que se benefician directamente cuando una persona decide dejar de fumar son los pulmones. Por lo tanto, posibilidad de que se desarrolle el terrible cáncer de pulmón es muchísimo menor.
  • Al dejar de fumar disminuyen la tos y la expectoración. También se reduce la aparición de las infecciones de las vías respiratorias.

En términos generales, un fumador experimenta casi de inmediato un cambio positivo hacia una mejor calidad de vida, desde el momento en que comienza a mantenerse firme y no se lleva un cigarrillo a la boca, empieza a ver los resultados positivos.

Cabe destacar que una mejor condición física se traduce en un aumento de la capacidad de movimiento corporal, tolerancia al ejercicio físico, se respira mejor, y se recuperan capacidades perdidas, como el gusto y el olfato.

Consejos sobre ¿cómo dejar de fumar?

Existen muchas formas de apoyo para quien decide dejar de fumar, ya que es un proceso que en algunos casos puede llegar a ser difícil, pues superar la adicción a la nicotina va de la mano con un cambio de vida a nivel social y personal.

Algunos dejan de fumar a la primera, a otros en cambio les lleva varios intentos conseguir el éxito, lo cual se obtiene con fuerza de voluntad y perseverancia. Lo importante es que no te dejes vencer y sigas adelante hasta lograr tu objetivo.

¿Qué síntomas se experimentan al dejar de fumar?

Al tomar la determinación de no volver a fumar, comienzas a sentir una serie de síntomas a causa de la abstinencia, entre los más comunes están:

  • Estado de ansiedad, inquietud, sentimiento de frustración, fuerte deseo de fumar, mal humor e impaciencia.
  • Dificultad para concentrarse, conciliar el sueño y mantener la calma.
  • Somnolencia o alteraciones del sueño, además de todos los problemas que se generan en ausencia de un descanso adecuado.
  • Dolores de cabeza fuertes.
  • Aumento del apetito el peso, lo cual se relaciona con la recuperación del gusto y con la mejora de la de las funciones digestivas.
  • En algunas personas, se desencadenan episodios de irritabilidad y depresión.

Recomendaciones para dejar de fumar con éxito

Si tienes la firme convicción de dejar el cigarrillo, es importante establecer un plan de acción donde te propongas metas a alcanzar y te concedas premios merecidos cuando superes pruebas puntuales.

  • Lo primero que debes hacer es poner una fecha, a partir de la cual marques un antes de un después de haber dejado el hábito. Recuerda que no hay niveles seguros para el consumo del cigarrillo, lo mejor es dejarlo del todo para siempre.
  • Luego identifica los momentos en los cuales estás más propenso a que te asalten las ganas imperiosas de fumar. Por ejemplo, en situaciones de estrés, cuando estás triste, deprimido, luego de una comida fuerte, durante las reuniones con amigos o cuando te rodeas de otros fumadores.
  • Una vez que hayas identificado este tipo de situaciones, lo más recomendable es que comuniques a tu entorno cercano tu decisión de dejar de fumar, pues esto evita que tus compañeros fumadores te insistan para que lo sigas haciendo.
  • Elimina todos los cigarrillos que tengas en casa, el auto o el trabajo. También es buena idea realizar una limpieza general de todo lo que pueda oler a humo, como la ropa, sábanas, cortinas, muebles, entre otros.

Cambios en el estilo de vida

Al principio debes evitar situaciones que pudieran activar las ganas de fumar. Por ejemplo, si no soportas una taza de café sin un cigarrillo, toma infusiones como la manzanilla o el tilo, eso ayudará a calmarte.

Si te sientes estresado, da un paseo, preferiblemente al aire libre. Respirar el aire puro te recordará el motivo de tu decisión de dejar de fumar, te sentirás mejor y orgulloso de ti mismo, además recobrarás la fuerza necesaria para continuar.

Puedes colocar caramelos o galletas en los lugares donde solías tener los cigarrillos, para que te ayuden con los ataques de ansiedad.

Una idea genial es encontrar algún nuevo pasatiempo o dedicarte a algo que disfrutes mucho, como videojuegos, artes manuales o actividades deportivas. Mantenerte ocupado te ayudará a despejar la mente y no dejarte llevar por el impulso de volver a fumar.

Los pequeños cambios en el estilo de vida son beneficiosos, principalmente aquellos que involucran horarios y hábitos. Se trata de hacer las cosas de manera diferente para lograr superar la adicción a la nicotina, lo más importante es que nunca pierdas tu enfoque y llegues a tener éxito en tu propósito.

Terapias de reemplazo de nicotina

En algunos casos es necesario que la persona se someta a una terapia de reemplazo de nicotina, la cual le ofrece la posibilidad de utilizar parches, inhaladores o aerosoles nasales que contienen nicotina con recetas médicas.

También existen gomas de mascar y medicamentos sin nicotina recetados para dejar de fumar, los cuales pueden utilizarse de manera segura como parte del proceso de dejar el cigarrillo.

Remedios naturales para dejar de fumar

Existen muchos remedios naturales que pueden ayudarte a dejar de fumar, la mayoría posee propiedades relajantes para reducir la ansiedad y el nerviosismo de los primeros días de abstinencia. A continuación encontrarás la mejor selección de la naturaleza para este fin:

  • Ginseng: La raíz medicinal de ginseng es un remedio poderoso que se utiliza para minimizar los efectos del tabaquismo, facilitando el abandono del hábito. Reduce la liberación de dopamina, hormona que se activa por la presencia de la nicotina en el organismo, de este modo ayuda contra la dependencia psicológica.
  • Valeriana: Es uno de los mejores calmantes de medicina natural que existen, una infusión con valeriana te mantendrá relajado y contribuye con el manejo del estrés. Se utiliza generalmente para hacer frente al nerviosismo y la ansiedad de los primeros días de abstinencia.
  • Avena: La avena es un alimento con excelentes propiedades para el organismo, aunque generalmente se utiliza para regular los procesos digestivos, se ha comprobado que añadir el consumo de avena a la dieta diaria mejora la incidencia de las ganas de fumar.
  • Jengibre: Otra alternativa que se debe tomar en cuenta es consumir jengibre, pues sus propiedades actúan como tratamiento paliativo que calma los síntomas más fuertes causados por la abstinencia, tales como: náuseas, vómitos, sensación de ansiedad e irritabilidad.

Como recomendación final, debes estar consciente de que los remedios naturales o medicinas con receta solo ayudan hasta cierto punto. La efectividad en los intentos para dejar de fumar tienen su base en que la persona mantenga la fuerza de voluntad suficiente para cumplir con el propósito de dejar este pernicioso hábito, lo cual solo traerá beneficios y mejoras en su calidad de vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí